Atrás

Proyectos y gestión

Mucha gente considera que la mejor (y a veces única) forma de ascender en el mundo del desarrollo de software es dedicarse a la gestión de proyectos. De hecho hay empresas que promueven esta vía profesional.

Lamentablemente la gestión de proyectos es un campo que no tiene una titulación propia, que apenas se enseña en las facultades y escuelas, y que en consecuencia corre el riesgo de que se haga mal. Paradójicamente es una parte muy importante de nuestros proyectos y, por ello, vamos a hablar un poco más de ello.

¿Cuál es la labor de un Project Manager?

Esta pregunta es tan buena como cualquier otra para comenzar, eso sí, ¿tenemos claro por qué se pone en marcha un proyecto? Pues mal vamos si no. Un proyecto siempre responde a una necesidad por parte del promotor de dicho proyecto. Si no tenemos clara esa necesidad o si no hacemos lo necesario por aclararlo, despejar las dudas, detalles, motivaciones, etc,el proyecto va a ir mal y será culpa nuestra.

Así que primera obligación: COMUNICACIÓN constante y eficaz con el cliente o quien sea el promotor del proyecto. A partir de estas necesidades podremos extraer las características principales que deberá tener nuestra solución para satisfacerlas. Asimismo, en todo momento deberemos llevar un seguimiento para evitar que nos desviemos de esta meta.

Además de esto, es importante también realizar el trabajo en tiempo y forma, ¿alguien ha oído hablar del triángulo de hierro?, ¿la restricción triple? (Triple constraint en inglés). En general nos viene a decir que hay tres variables en todo proyecto que se influyen mutuamente y que modificar una de ellas afecta directamente a las demás. Estas variables son coste, alcance y tiempo.

Sí, me consta que siempre hay presiones para realizar un montón de trabajo (alcance) en poco tiempo y por poco coste, y me consta que muchas veces esto se intenta ocultar estas dos variables en lo que muchos llaman overtime. Lo que hay que entender, hacer entender, y velar por que no ocurra es que este modus operandi (romper el triángulo) lo que hace es romper la calidad intrínseca del mismo. No creo que haga falta dar ejemplos.

Seguramente muchos estaréis pensando que es muy fácil predicar, pero la segunda labor de un Project Manager es REDUCIR PÉRDIDAS DE TIEMPO. ¿Por qué? Porque el tiempo no vuelve, de las tres variables es la más volátil, y es por eso que es muy importante que el Jefe de Proyecto vele por que esto no se produzca. Pérdida de tiempo puede ser: retrasos por causas varias, problemas y riesgos que no hemos previsto, tareas y código innecesario o que no se va a utilizar, mal entendimiento de los requisitos (necesidad)... y muchas más.

La última tarea esencial de un Project Manager es velar para que el EQUIPO trabaje bien junto. Si el equipo no está motivado no se va a esforzar, si no tiene gente preparada no va a rendir, si no sabe qué es lo que hay que hacer se va a dedicar a tareas innecesarias.

Como habréis notado no he hablado del Gantt, cronograma, WBS ni de otras técnicas porque se trata únicamente de eso, técnicas. Se pueden practicar y aprender. Lo importante es la mentalidad, la forma de pensar, el enfoque que le demos a este trabajo.

¿Cómo se capacita a un Project Manager?

Existen dos grandes certificaciones en el mundo del Project Management: una británica (PRINCE2); otra americana (PMP). Las dos tienen dos niveles enfocados a aquellas personas que se inician en la gestión de proyectos y a quienes pueden demostrar una mínima experiencia. Cualquiera de las dos están bien valoradas y te ayudan a cambiar la mentalidad hacia las buenas prácticas.

¿Y eso de Agile?

En el mundo del desarrollo de software se lleva muchísimo tiempo debatiendo sobre los problemas que hay a la hora de realizar un proyecto, y todo el mundo se dedica a cubrirse bien las espaldas y echar balones fuera. Hay quien dice que es culpa del comercial por aceptar cosas inaceptables; otros, que es un problema de exceso de cambios; los hay que dicen que es la arquitectura, que no está bien definida, o que hay demasiados documentos y poco código.

En cualquier caso es un problema de alineación de las partes para conseguir el objetivo común, que no es otro que terminar el proyecto de manera satisfactoria. Y ahí es donde introduce el cambio Agile. Existen distintas versiones pero todas coinciden en que lo importante es la COMUNICACIÓN constante y efectiva, la entrega periódica de COSAS ÚTILES para el cliente y la utilización del tiempo PRIMERO EN LO MÁS IMPORTANTE.

Los nombres de los roles cambian, se da mayor libertad al equipo para tomar decisiones, se valora más la excelencia técnica que el coste directo, y muchas más cosas que dan para varios artículos, pero lo fundamental es lo que acabamos de indicar. Para más detalles, os remitimos al Manifiesto Ágil, padre del movimiento. Por último, para formación específica en Dirección de Proyectos, os podemos ayudar en CLEFormación.